lunes, 24 de diciembre de 2007

La pesca tropical

Como el primer vídeo que puse en el blog fue un gran éxito, ahora pongo uno nuevo más trabajado (fijaos en la coordinación de la banda sonora junto con las imágenes), sobre una película que arrasará en las taquillas.
Espero que os guste y desde aquí os deseo una Feliz Navidad.

video

jueves, 20 de diciembre de 2007

Aviso a los naturistas

Ahora que está tan de moda el naturismo (andar en pelotas para casi todo, porque con el frío que hace ¿quién es el valiente ...?) he decidido pasar un experimento a esta comunidad.
El experimento consiste en ponerse a pescar lucios a mosca vadeando el río en pelotas, claro está. Para ello se tomará a un oriental, un europeo, un árabe y un afroamericano.
Tendrán que ser personas valientes porque el experimento trata de estudiar el comportamiento de las partes nobles como reclamo de la especie a pescar, en este caso lucios.
Ahora se introduce uno por uno a los pescadores piloto en una buena tabla repleta de lucios, a los que previamente se les pintará unos ojos en el miembro con un rotulador indeleble.
Se prepara la cámara subacuática para captar las reacciones de los lucios.
A priori creo que los resultados serán bastante aproximados a los que muestro a continuación, para cada uno de los individuos.
ORIENTAL
EUROPEOÁRABE
AFROAMERICANO

lunes, 17 de diciembre de 2007

Mentiroso compulsivo

En una ocasión leí "la trucha es el único animal que sigue creciendo después de muerta".
La prueba viene a continuación.
Hace unos días le preguntaron al actual presidente norteamericano, en una rueda de prensa, por una espléndida trucha que había capturado en un río de Montana. Como este es un firme defensor del "captura y suelta" (sólo con las truchas, no con los talibanes) y no tenía fotos del magnífico ejemplar, les dijo a la prensa el tamaño aproximado de la captura.
Al día siguiente en una comida con los amigos se jactaba de haber capturado una pieza algo mayor, por la separación de sus manos.Y en el discurso de esa misma tarde la trucha seguía creciendo.
Como uno de sus asesores de imagen le dijo que por la separación de sus manos se estaba acercando al récord del mundo, el comandante en jefe decidió cerrar un poco más las manos, y en un comunicado de prensa dijo que la trucha era un poco más pequeña.Finalmente se descubrió la mentira cuando se hizo pública la foto que un escolta le hizo a la trucha con el móvil.Por mucho que se amplíe la foto, la trucha es como es.
Se deduce de todo esto que este sujeto es un mentiroso de campeonato, y que por lo tanto no se tendrá en cuenta nada de lo que diga.

Nota: Se sabe que en algún momento llegó a decir que la trucha era enorme, separando de todo los brazos.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Humor pesqueril

Os dejo una perla encontrada en el Youtube, para así poder terminar algunas ideas.
Espero que os guste.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

el cojón o huevo: unidad imprecisa de la pesca (2)

En vista de la cojonuda acogida de la anterior entrada, he decidido analizar algunas expresiones más que utilizan el cojón o huevo como unidad.
Para comenzar analizaremos el siguiente ticket de la compra de una caña.
Léedlo con atención hasta el último asterisco.
Aquí encontramos la típica expresión referida a algo muy caro. "Me costó un huevo y parte del otro".
Bueno como no tengo constancia de que haya ninguna moneda llamada huevo o cojón, ni que tenga cierta similitud en su forma, si bien es cierto que "huevo" tiene las mismas vocales que "euro", creo que los tiros van por otra parte.
A día de hoy no conozco cuánto se paga por un testículo en un posible transplante, y menos de medio huevo, porque no creo que haya un transplante de este tipo debido al rechazo que provocaría el órgano. Esto se debe a que una persona antipática no puede recibir un huevo de una persona cojonuda porque su personalidad lo rechaza de lleno.
Sin embargo sé que en los mercados de medicina china se venden testículos humanos de gente fallecida al precio de 60 euros media docena. Esto implica que cada huevo vale diez euros. Teniendo en cuenta que la expresión viene de antes del euro y le aplicamos que el IRPF era menor, me sale que cada testículo vale unas 1200 ptas.
Entonces llegamos a la conclusión que una caña de un huevo y medio vale unas 1800 ptas que con el redondeo serían unos 12 euros.
Creo que es mejor pagar por cualquier artículo de pesca con la moneda en curso, que arriesgarnos a quedarnos sin una parte de nosotros tan preciada, y más aún si la caña tiene garantía parcial, que nos indica que tendríamos que abonar el resto del testículo sobrante para que esta se hiciese efectiva, con lo que te quedarías descojonado y condenado a cantar con los niños cantores de Viena.

Si escuchamos "Caminar por la orilla de ese río te va a costar un huevo y parte del otro" estaremos hablando de trabajo, cuya unidades se expresan en Julios (Newton x metro).
Para analizar esta expresión tendremos que situarnos en el mes de Julio, con un calor asfixiante que nos hace vadear provistos simplemente de unas alpargatas y unas bermudas para los más pudorosos. Si a esto le añadimos, que se nos ha olvidado el refrigerio en el coche, la marcha no se hace tan llevadera, lo que implica que vas arrastrándote los cojones. Y es aquí cuando entra en acción el trabajo. El trabajo que tenemos que hacer para arrastrar nuestros cojones con una aceleración determinada durante un metro, (siempre que la masa de nuestros cojones sea conocida) sería el equivalente a los dos huevos.
Ahora mediante una sencilla regla de tres se lo aplicamos a los tres cuartos de nuestros cojones y obtenemos el trabajo que da caminar por el río antes citado. Que según los cálculos de un vecino, implica que el río tiene algo de maleza con posibilidad de resbalar en alguna piedra.

En la expresión "Ese cucharillero me está hinchando los cojones" tengo la certeza de que el individuo no se refiere a los cojones en sí (más o menos compactos), sino al escroto el cual puede albergar un volumen determinable.
Puesto que no estamos hablando del escroto de un elefante, expresaremos el volumen en centímetros cúbicos y no en metros cúbicos, que sería lo propio, para adecuarnos más al ejemplo de los homínidos superiores.
Para determinar el volumen máximo de inflamiento escrotal hemos tomado como referencia los 60 cc de la media española, a una temperatura de unos 18 º C, pues con el frío este se contrae.
Ahora tomamos a un pescador empedernido de mosca seca y lo llevamos a un río con cantidad de truchas y todas de buen tamaño.
Cuando este se dispone a lanzar, le soltamos a un cucharillero que efectúa lances aleatorios, pero en las proximidades del mosquero, jodiéndole la tabla. (Se toman las medidas del escroto).
A continuación avisamos a la guardería del río que inmediatamente se persona en el lugar y le mete una multa de muchísimos pares de cojones por estar pescando en un coto sin el permiso correspondiente. (Se toman las medidas del escroto).
Mientras nos dirigimos al coche le rompemos la caña que le había costado un huevo y parte del otro, de ahí su aguda voz. (Se toman las medidas del escroto).
Una vez que ha llegado al coche comprueba que tiene las cuatro ruedas pinchadas y que por lo tanto va a tener que irse para casa a pie, y hay una tirada de mucho más que tres pares de cojones. (Se toman las medidas del escroto).
Una vez que llega a casa tras un periodo de tiempo largo de cojones se le toman las medidas del escroto y comprobamos que no hay variación con respecto al último control.
Conclusión: Desde que entra en acción el cucharillero hasta que llega a casa, el escroto se ha ido hinchando de manera exponencial, hasta llegar a un punto máximo que le hacía caminar con las piernas separadas. El volumen máximo ronda los 250 cc lo que delata que se le han inflado y bien los "cojones", aunque sea una expresión mal utilizada.

Otra expresión que por aquí se utiliza mucho es "Vas a pillar esa trucha por los cojones arriba" con tono sarcástico, dando a entender de la imposibilidad de llevar a cabo dicha empresa.
Puesto que la imposibilidad de una acción no tiene unidades, creo que lo que la expresión quiere decir es que nos está marcando unas coordenadas.
"... por los cojones arriba" podría ser a la altura del pecho o del diafragma.
Pero si tenemos en cuenta el radio de acción de los cojones propiamente dichos, obtenemos que el ombligo es el único lugar donde podríamos pescar algo siempre y cuando tuviese agua en el interior y hubiese una trucha en estado larvario en él.
De esto deducimos que la posición del ombligo con respecto a los cojones (punto de partida) se podría expresar mediante coordenadas cartesianas o de GPS.
Esta interpretación es muy válida si nos apoyamos en la expresión que se dice muchas veces cuando estás mirando un mapa con los ríos y dices "¿Dónde cojones está el coto"?, expresión que implica la posición de un lugar con respecto a un punto de partida. Decir que como los cojones siempre nos acompáñan, el punto inicial llega al punto final o destino.
Nota: si en el google earth introducimos la búsqueda "cojones", nos dice:Para finalizar quiero resaltar la figura de los huevos o cojones en el mundo de la pesca, cuando se hacen apuestas tontas del tipo "Yo pillo esa trucha, por mis cojones" y la trucha no pica porque está hasta las huevas de la mosca; "Por mis cojones, que soy capaz de sacar los 50 metros de la línea, utilizando la doble tracción" pero tío, que la línea tiene 25 metros porque le cortaste los 10 últimos que tenías jodidos, y encima vas sin backing; "Échale cojones, y pósale la mosca debajo de la rama" pero por Dios chaval, aún no dominas el lance frontal superbásico y le vas a poner una mosca seca debajo de una rama que encima está hundida.
No hagamos apuestas inútiles donde las unidades en juego son dos corpúsculos ovoideos, porque si esto se tratase del carnet por puntos, alguno debía puntos de haberlos perdido en varias ocasiones.
Para no caer en este error de las apuestas, hagamos como las mujeres que son las que más huevos o cojones tienen, ya que cuentan con dos o varios.


NOTA: Si te has dado cuenta de que en el ticket pone las 25:03 horas del 31 de febrero y esta fecha y hora no existe, has ganado un huevo Kinder. Reclama tu premio en el establecimiento de ensamblaje de huevos Kinder más próximo.

martes, 4 de diciembre de 2007

el cojón o huevo: unidad imprecisa de la pesca (1)

El cojón o huevo: medida imprecisa
Este es el título que le he puesto a este esclarecedor trabajo sobre la utilización en España de esta unidad que lo mismo se usa para expresar temperatura, longitud, masa, trabajo e incluso la intensidad lumínica, si bien se utiliza mayoritariamente para expresar una longitud.
*Según la zona, se utiliza más cojón o huevo*

Para comenzar, vamos a partir de la base de que la media española del escroto (un par de huevos o cojones), expresada en centímetros, es de 6 centímetros. Los de la foto son de un camello, pero los he puesto a escala.
Partiendo de la expresión "Ayer se me soltó una trucha de tres pares de cojones" hacemos un cálculo rápido. Este nos dice que si un par de cojones son 6cm, tres pares son 18cm. Esto es, una trucha de la medida, lo que implica una exageración por parte del narrador o un desconocimiento de las unidades en las que se expresa.
En otras ocasiones escuchamos que "el enchufe de la caña está duro de cojones". Puesto que ni los cojones ni el escroto presentan estructura cristalina alguna, no se podrían englobar dentro de las 14 redes de Bravais y por lo tanto no se podría hablar de dureza (resistencia de un material a ser rayado).
En la escala de dureza de Mohs, tenemos que si un material se puede rayar con la uña con cierta dificultad su dureza se sitúa en torno a 2. Esto es cierto porque hay gente que no hace más que rascarse los cojones y la repetición de este proceso no exento de cierta dificultad puede producir el rasgado escrotal debido a la abrasión producida en el proceso.
Cuántas veces no hemos oído en una jornada de pesca mañanera "Hace un frío de cojones".
Analizando la expresión tenemos que si la temperatura media del cuerpo es de 36,5ºC y en los huevos esta es 2ºC más baja: 34,5ºC. Tratándose de frío hablaremos de grados negativos, o sea -34ºC. Estas temperaturas no son propias de nuestras latitudes pero la mitad (-17ºC) ya se acercarían más. Es por esto que la expresión más correcta sería "Hace un frío de cojón".
Seguro que alguna vez escuchásteis a algún pescador "Saqué una trucha que pesaba cinco pares de cojones".
Si bien el peso se expresa en Newtons, vamos a pensar que lo que el individuo en cuestión quería decir es que su masa era de cinco pares de cojones.
Aplicando la lógica más simple podemos deducir que se trataba de un ejemplar joven de trucha pues si tenemos en cuenta que la media de un par de cojones ronda los 30 gramos, los cálculos nos dicen que la trucha pesaba en torno a los 150 gramos, lo que implica una trucha de la medida.
A mediodía cuando salímos de pescar del río alguién exclama" Hace un sol de cojones" o "Estoy hasta los cojones de este calor" está cometiendo una indeterminación inmensa, puesto que no nos concreta si es que le molesta el calor que irradia el sol, la intensidad luminosa del sol, del calor que tiene en los huevos por estar tanto tiempo expuesto al sol con el vadeador de 5mm.
Aquí tenemos más problemas porque se mezclan calorías, candelas, luminías y estereorradianes y como no he encontrado a nadie que se ofreciese voluntario para que le calentase los cojones con una llama y así determinar la cantidad de calor que hay que suministrar a un gramo de un cojón para que eleve su temperatura un grado, ni a nadie que quisiera poner una lupa encima de los huevos a pleno sol, no he podido determinar gran cosa.
Lo que podría afirmar es que el calor en los cojones se podría establecer mediante una tabla de colores donde la gradación iría del morado al rojo pasando por el azul.
"tengo los cojones morados" indica frío "tengo los huevos rojos" indica calor y "tengo los cojones azules" implica proceso febril, enfermedad o pertenencia a un linaje de la nobleza .
La expresión piscatoria "estas botas me aprietan un huevo", no la podré analizar hasta dentro de unos meses, pues he contactado con un faquir hindú que se ha prestado voluntario para que sus cojones les sean apretados con un alicates dinamométrico que me dirá (en Pascales) la presión que hay que ejercer sobre los huevos para que se produzca un leve lagrimeo y además la capacidad de rotura de la envoltura escrotal.
La utilización del cojón como unidad de Tiempo también es muy problemática, porque nos encontramos con la expresión "esta trucha es vieja de cojones" .
Analizando las escamas de varias truchas viejas de cojones he hallado que la edad media de estas era de 8 años. Por lo tanto tenemos que una trucha vieja de cojones tiene unos 252288000 segundos de vida. Para un cojón tendríamos la mitad de esta cifra: 126144000 segundos.

Hay un montón de expresiones que se quedan en el tintero y que si me las enviais al correo trataré de analizarlas, siempre que tengan que ver con la pesca.
Para finalizar analizaré esta expresión de pesca tan común.
"Este sol me está tocando los cojones"
Esto es imposible porque si el sol te tocase los cojones no estaríamos hablando de huevos fritos, sino de una desnaturalización total por parte de los mismos.
Lo que si es posible, es que cuando nos cambiamos la ropa al salir del río para ir a comer tengamos unos segundos de exposición a los rayos solares, si es que nos cambiamos la ropa interior por estar mojada.
Si hacemos la derivada segunda de la entalpía de formación de las reacciones químicas que tienen lugar tenemos que la expresión más correcta sería "Los fotones del sol me están tocando los cojones" y obtenemos así un bonito pareado.