viernes, 28 de diciembre de 2012

Para el bloguero pescador con más humor 2 (ANDER.Z)

NOTA: Todo lo aquí expuesto es puro cachondeo. No existe ánimo de ofender a nadie.

ANDER, VE A POR LA CÁMARA Y PON A GRABAR TU REACCIÓN, QUE LA DEL AÑO PASADO ME HA ENCANTADO.

 Llegó el día de los Santos Inocentes y pensé en poner algo especial en este blog. El caso es que el año pasado hubo una buena acogida por parte del público (enlace), y esto me motivó para hacer algo parecido esta vez.

Espero que os guste, pero especialmente a Ander Maestrodelcachondeocrack.

!!Comenzamos¡¡
   
El próximo año habrá algunas novedades en los catálogos de pesca. Estas son algunas muestras.
 De la mano de Anderito Zorionaki Kagasagua, llegará al mercado español una nueva gama de señuelos destinados a la pesca de los cefalópodos. Se trata de las nuevas CHORI-ZURI. Unas nuevas jibioneras construidas en carne magra de cerdo japonés. El recubrimiento de moho, hace posible que tanto las sepias como los calamares se sientan atraídos por el engaño. Una seleccionada mezcla de especias son liberadas una vez el señuelo toca el agua, afectando a los cromatóforos de los cefalópodos más cercanos, provocando un efecto llamada sobre presas potenciales, más distantes.
Una vez agotadas las feromonas del señuelo, se procederá a su introducción dentro de una barra de pan, para ser deglutida por el pescador. Los ácidos estomacales destruirán tanto el magro como las agujas del señuelo, aportando una ración extra de hierro a nuestra dieta.
Este hecho hace que el señuelo en cuestión sea 100% reciclable.
OJO: Las agujas del señuelo no siempre se disuelven en el estómago, por lo que en caso de malestar deberemos acudir a nuestro proctólogo de confianza.
Para los amantes de la pesca del sargo, a los que les gusta preparar su propio macizo, llega la MACIZEITOR 3000 PLUS. Tras años de pruebas por parte de su creador (Ander Zchwarzenegger), este ha dado con una combinación perfecta de cuchillas construídas con la mejor chapa de las latas de melocotones en almíbar, con un recubrimiento de cáscara de huevo de codorniz que actúa como barrera antiadherente.
Esta máquina es capaz de preparar 5 kilos de macizo de sardina o anchoa en menos de 3 meses, gracias a su potente manivela de acero forjado en frío y madera de pino del Sahara.
Un embudo estratégicamente situado, conduce la materia escogida para el macizo hacia las cuchillas, por lo que no hace falta empujar, evitando así las molestas mutilaciones de dedos, manos y brazos.
Y por si fuera poco, trae un set de recambio de arandelas para las copas de cava y una carretilla monorueda para facilitar su transporte y almacenaje.
OJO: Antes de utilizar la máquina, deberemos desespinar y eviscerar el pescado, para evitar el sobrecalentamiento de las bujías del motor de leña con el que es impulsada en modo automático.
(AMPLIABLE)
Como novedad 2013, el reputado pescador Ander Z., nos presenta el Macizo de pesca "Corres". El primer macizo para consumo humano, que nos ayudará en nuestras jornadas de pesca, aumentando nuestra resistencia a lo largo del día. 
La composición detallada en la etiqueta nos proporciona lo necesario y nos libera de todo aquello que nos "lastra" en cada salida, por lo que su uso casi nos asegura un movimiento fluido por la zona de pesca.
OJO: Este macizo no puede ser administrado a personas cuya orientación sexual esté en entredicho, ya que el macizo se perdería irremediablemente por el esfínter, al carecer de la presión de obturación suficiente para contener el preparado en nuestro interior.
Para los amantes del buen cine de pesca, llegan a vuestras pantallas, sendos largometrajes que no os dejarán indiferentes.
En "La pasión de Evaristo" se muestra el gran cariño que un pescador llamado Evaristo, profesa por los sargos. Un día, Evaristo conoce a Ander. Un afamado pescador de la red, que comienza a esquilmar un puente en el que se congregaban cada año, grandes cantidades de estos espáridos. En vista de que Ander no cesa en su pretensión de capturar todos los sargos posibles, Evaristo lo somete a una serie de torturas. La flagelación de Ander, la colocación de una corona de espinas o su crucifixión, no lo hacen cambiar de parecer. Quiere convertirse en el mesías de los pescadores de espáridos. Pero finalmente ascenderá a los cielos y morirá por los sargos, cuando Evaristo lo coloca sobre 725 bidones de gasolina y le prende fuego.
No recomendable para menores de 98 años.
Alegrando Amenábar se estrena como director con una película galardonada con 12 premios "Boya".
En ella, se contempla la vida del pescador Ander Z., desde su infancia.
Ander era un pescador tranquilo, que por circunstancias de la vida se ve obligado a practicar el furtivismo.
Pero un día en el que había capturado varias decenas de kilos de atunes, es pescado in fraganti por una pareja del SEPRONA. Ya que Ander era reincidente, la pareja del SEPRONA decide meterle los atunes por el culo. Uno a uno, van dando buena cuenta de los peces, hasta que llegan a la mitad. Ander ya no podía más, pero el mando superior ordena seguir con el escarmiento, así que tras mucho apretar, logran meterle todos los atunes. Este hecho deja a Ander inhabilitado para el ejercicio de la pesca y a su vez, con un dolor rectal insoportable.
Tras muchas operaciones, le extraen todos los atunes y le reconstruyen el recto.
Finalmente, Ander se vengará pescando un cachalote, aunque por desgracia lo vuelven a coger con las manos en la masa  los dos agentes del SEPRONA. El final ya os lo podéis imaginar ... le meten el cachalote por el culo.

Y en la prensa rosa, tenemos noticias muy interesantes de nuestro amigo ...
(AMPLIABLE)
En la revista Diez Canutos podremos ver las primeras fotos del hijo de Ander con Sarga. Se sabe que tuvo algunos problemas con la aparición de los primeros dientes, pero ahora come percebes que da gusto, según nos ha dicho el entusiasmado padre de la criatura.
En la entrevista de la semana, tenemos como protagonista a la bella exmujer del pescador. Esta confiesa que Ander nunca lo ha sacado de sus "Casillas" o lo que es lo mismo: "Nunca me ha tocado las huevas".
 (AMPLIABLE)
En la revista Mola, se confirma el romance del pescador del momento con Sarguerine Zeta-Cojones. Al parecer esta belleza ha conquistado el corazón de Ander poco a poco, pues como dice este macizo "Nadie sabe colocar mi boya, como ella".
En una visita a su pueblo natal, Ander ha estado con sus amigos y han brindado a lo grande con la mejor cerveza del Mundo: La Estrella Galicia.
Es posible que Ander no haya perdido el tiempo y que Sarguerine esté embarazada.
(AMPLIABLE)
Tras la noticia bomba de su romance con Sarguerine Zeta-Cojones,  Sarga Montiel ha dicho que ella convivió con Ander en el puerto de Getaria y ofrece unas declaraciones muy suculentas del afamado pescador.
A su vez, el pescador mete la pata cuando afirma que la fotografía es una de sus pasiones, después de Sarga, con lo que es posible que no haya olvidado todavía a su expareja, Sarga Carbonero.

"SIN TRAMPA NI CARTÓN"












Y para terminar, atentos al próximo estreno de la película ...



Y hasta aquí este especial de los Santos Inocentes. Espero que les haya gustado.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Y ahora también en la pesca ...

Si es que cuando algo se pone de moda, es difícil que no llegue a "afectar" a todos los ámbitos de la vida cotidiana. Y en este caso, pues le ha tocado a la pesca. Pues nada ... a disfrutarlo jejeje.

   

viernes, 30 de noviembre de 2012

Nunca hagáis esto


                               

viernes, 26 de octubre de 2012

Así no tiene emoción

La pesca a menudo nos somete a retos difíciles. Peleas que se prolongan en el tiempo, pudiendo saborear la captura al máximo. Hay veces en las que uno espera el momento en el que le echa la mano al pez, para poder decir que ya lo tiene en sus manos. Sin embargo, hay veces en las que este momento no llega, porque el pez se empeña en hacer algo atípico jejeje.

 

sábado, 29 de septiembre de 2012

Si pescas algo grande ... no hagas esto

En el caso que uno tenga la suerte de capturar una pieza digna de mención, hay que tener en cuenta varias cosas. Una de las más importantes sería no ponerse a gritar como una "loca" si estás grabando el momento en vídeo.
Pero lo más importante, es que cuidar que no te pase lo que a este pescador.


 c                   

lunes, 27 de agosto de 2012

domingo, 29 de julio de 2012

Los recortes también llegan a la pesca

No es nada nuevo que la pesca deportiva está en horas bajas. Las capturas no aparecen o las que hay son de tamaños pequeños, salvo raras excepciones.
Pero no os preocupéis, ya que tengo la solución a todos vuestros males, gracias a los recortes que nuestro gobierno está haciendo en esta época de crisis.
Y es que al igual que nuestro presidente, yo también soy gallego y por lo tanto, alguna buena idea se me tenía que ocurrir.

En breve en vuestras tiendas de pesca ...
!!! LOS PECES RECORTABLES ¡¡¡
Con esta genial idea, siempre luciréis triunfantes en vuestras fotos de pesca, aunque no hubieseis tenido picadas. Con sólo imprimir al tamaño deseado y recortar posteriormente, podréis lucir un fabuloso robalo de varios kilos en vuestras instantáneas.
* ATENCIÓN *
No imprimir robalos de más de 115 cm, ya que es aproximadamente la talla máxima a la que suele llegar esta especie.

En próximas entregas, tendréis disponibles: sargo, black bass, carpa y dorada.

!! HAZTE CON EL TUYO AHORA ¡¡

jueves, 28 de junio de 2012

Madera de pescador


A pesar de lo grande que le queda la caña, el chaval no lo hace nada mal.
Quien nos mirase con su edad haciendo lo mismo jejeje.


                   

viernes, 27 de abril de 2012

El cerebro del pescador

EL CONJUNTO CEREBRAL DEL PESCADOR

Hay veces en las que un pescador se pregunta porqué toma unas decisiones u otras. También puede preguntarse qué ocurriría si hubiera tomado otra decisión.
Estas decisiones pueden ser de lo más variadas: Elección de un señuelo o cebo, lugar de pesca, especie a pescar, salir o no de pesca, etc.

Un reciente estudio de la Universidad Americana de Atapuerca, en colaboración con el Departamento de Ciencias Avanzadas del Ejército de Tierra del Mar del Norte, ha revelado interesantes aspectos sobre la mentalidad de los pescadores.

Para ello se han hecho pruebas con pescadores de todo el mundo. Pescadores de spinning, mosca, jigging, inglesa, carpfishing, rockfishing, etc.

Y a la cabeza de este proyecto, está el eminente científico japonés, Truchohiro Moscamoto (galardonado recientemente con el premio de moda internacional, por la creación de prendas de vestir, a partir de escamas de truchas de piscifactoría y que se comercializan bajo el nombre de Emidio Truchi Clothes, en el Corte Anglosajonés).

El estudio revela que hay 22 partes bien diferenciadas en todos los casos.

1. Esta parte controla las ganas de pescar, de manera que si el tiempo no es el adecuado o ya llevamos mucho tiempo sin pescar puede segregar o no la cañamina, que se encargará de enviar el mensaje mediante la sinapsis, para levantarse de cama a las 4 a.m. o por el contrario, apagar el despertador y dormir hasta que sea la hora de comer.
Se sabe que hay gente que segrega la cañamina de manera excesiva, por lo que es capaz de permanecer pescando muchas horas seguidas, llegando a enlazar dos jornadas de pesca o mas.

2. En esta zona del cerebro, es donde se despiertan nuestras ganas por la compra de material de pesca.
En esta zona se segrega la €urotonina. Esta sustancia hace que los euros, dólares, etc fluyan en favor del dependiente de la tienda de pesca o de la tienda virtual si el pago se efectúa mediante paypal.
Hay disfunciones de esta parte del cerebro, que provocan que un pescador compre compulsivamente cosas que no le hacen falta, renueve el material de pesca con mucha asiduidad o que anteponga la compra diaria, por hacerse con los últimos señuelos del mercado del sol naciente.
Se sabe que algunos pescadores catalanes presentan una atrofia parcial de esta zona cerebral, por lo que presentan índices de compra muy por debajo de la media.

3. Aquí es donde se lleva a cabo la reacción química que decide quién lleva el coche o quién conduce. Mediante la liberación de la carfeína, el pescador toma la decisión de llevar su propio coche o de hacer que algún compañero haga uso de su vehículo para tal fin.
Cuando uno va a pescar sólo, esta parte del cerebro entra en una fase de letargo, que no volverá a actuar hasta que se presente la ocasión.
Además, esta región del cerebro analiza quién está más apto para la conducción, después del desayuno, comida o cena. Y es que si un pescador realiza tomas periódicas de alcohol, se produce una liberación inmediata de merlucina, que licua la carfeína, anulando las capacidades psicomotrices para efectuar una conducción segura.

4. Sin duda esta es una parte muy importante del pescador, pues aquí se genera el sentido del humor del individuo.
Mediante la segregación de humorina, el pescador puede hacer que cada jornada de pesca sea entretenida, independientemente de las capturas o de los hechos que acontezcan durante la misma.
Una falta de irrigación sanguínea en esta parte del cerebro, hace que el pescador sea más serio de lo normal, produciendo incluso la caída parcial de las cejas en la zona en las que estas se encuentran más próximas.
Por el contrario, se sabe de pescadores que presentan un crecimiento anómalo de esta región, lo que provoca un sentido del humor excepcionalmente exagerado. En este caso se produce un tumor, que se conoce con el nombre de THumor.
En España se han localizado varios casos entre pescadores que a su vez editan sus propios blogs de pesca.
Hay una variante de pescador, que es la más abundante en todo el mundo, en la que los niveles de humorina son bajos, lo que lo convierte en un pescador pasivo con buen humor. Estos pescadores suelen arrastrarse, agarrarse la zona abdominal, reírse a carcajadas o defecar por la extremidad del tren inferior en la dirección que marca la gravedad (cagarse por la pata abajo) después de una buena anécdota de pesca, un chiste (ya sea a pie de río, lago o en la costa), una imagen, etc.

5. En esta región del cerebro, un pescador toma las decisiones de si una zona es vadeable o no. Si la valoración es positiva, el sistema motor entra en funcionamiento. En caso contrario se aborta la operación.
La sustancia encargada de esta valoración es la vadeadorina. Esta comienza a segregarse si si estima que un río o una charca de la costa es vadeable. La orden inmediata es que se proceda a introducirse en el medio acuático.
Se ha dado un caso excepcional de un pescador de la región onubense de Lepe, que ha fallecido en un lago. Los indicadores mostraron que su cerebro comenzó a segregar vadeadorina, después de advertir que a un nutrido número de cisnes, el agua le daba por el pecho.

 6. Esta parte del cerebro es la que regula el apetito de capturas del pescador, mediante la liberación de capturina.
Los pescadores que practican exclusivamente el captura y suelta, presentan una atrofia total en la actividad de esta zona del cerebro.
Hay otro grupo de pescadores que presentan una actividad moderada y que suelen capturar aquellas piezas que consideran suficientes para su fin.
Sin embargo, también existe un pequeño número de pescadores, que curiosamente tienen falta de riego sanguíneo en la zona 4 (antes citada), que también adolecen de falta de oxígeno en esta parte del cerebro, por lo que no atienden a vedas, tallas mínimas, horarios de pesca o cupos.
Algunos de los pescadores que han presentado estas características son reputados pescadores furtivos en sus respectivos países.

7. Esta zona del cerebro es vital en un pescador, ya que se encarga de gestionar las necesidades fisiológicas de defecación y micción.
Aquí se liberan dos sustancias en función de la necesidad a cubrir. La pitorina y la cagarina, según se proceda a la eliminación de residuos corporales líquidos o sólidos.
Es frecuente que tras la ingesta de abundante líquido, lleguen las ganas de orinar.
Los pescadores de puerto suelen tener cierta facilidad para captar los efluvios de anteriores descargas o recordar donde había evacuado en otras ocasiones. Para los casos en los que hay que hacer de vientre, se suele recurrir al típico bar, pues suele pescar en lugares que no distan de la civilización.
Los pescadores de río o embalse no suelen tener problemas en acercarse a un árbol o arbusto, para proceder a la eliminación del líquido sobrante. Y para el caso de la defecación, puede hacer acopio de aquellas especies botánicas de hojas más suaves, pañuelos de papel, calcetines, ropa de la que se puede prescindir, etc. Lo mismo ocurre con los pescadores de costa.
Hay algunos casos excepcionales documentados de pescadores que son capaces de defecar sobre el agua, para a continuación hacer acopio de cantos rodados (si se está en un medio fluvial) o de piñas de percebes o mejillones o diversas algas( si se encuentra en el medio marino) para proceder a la limpieza del esfínter inferior.
También hay que comentar que si todas estas situaciones se producen mientras uno se encuentra enfundado en un vadeador, la cosa cambia.
Es reseñable el caso de la micción con vadeador en el caso de los pescadores afroamericanos, ya que hay muchos que "se han adaptado al medio" generando grandes miembros, capaces de asomar por la parte superior del vadeador. De esta manera sólo tienen que sujetar el miembro a modo de lanzacohetes y prodecer a la evacuación.
Por el contrario, algunos pescadores orientales han recurrido a la creación de vadeadores con cremallera estanca o sondas, dado que la longitud del miembro no les permite un amplio margen de maniobra.

8. Aquí se produce una acitividad neural relacionada con la anterior, ya que es la encargada de la ingesta de alimento por parte del pescador.
La gulina hace que en un caso de vacío en el estómago, el pescador busque algo que llevarse a la boca. Lo más socorrido son los frutos silvestres por desarrollarse la pesca en zonas más bien despobladas.
El poco aguante de los pescadores japoneses les obligó desde hace tiempo a comerse el pescado crudo, mientras no llegaba la hora de la comida. De esta manera se creó el sushi.
Si uno es previsor y se lleva un bocadillo, la gulina no se segrega, ya que el cerebro sabe que llevamos una reserva de energía externa y que podremos disponer de ella cuando lo estimemos oportuno.
¿Qué ocurre a la hora de la comida?
Hay pescadores que eligen comer en un bar o restaurante, durante sus jornadas de pesca.
Este hecho, además de facilitar que la parte 7 del cerebro trabaje de manera óptima, hace que la gulina se libere en distintas proporciones.
Un estudio al respecto, ha revelado que si una comida es gratuita, la gulina se libera en grandes dosis, lo que propicia una ingesta masiva de alimento.
Algunos pescadores catalanes son capaces de contener la liberación de la gulina (en especial si les toca pagar) y se autoalimentan de las reservas de grasas existentes en su cuerpo o en último caso, hacen una segunda absorción de los materiales de deshecho, para aprovecharlos un poco más.
La capacidad estomacal de algunos pescadores hace que la gulina se libere desde el desayuno hasta la cena, ante la imposibilidad de llenar un estómago de tal magnitud.

9. Esta parte del cerebro que se comunica con la espina dorsal tiene una misión muy definida y sencilla y no es otra que mantenernos erguidos mientras se pesca.
La depienina se libera durante toda la jornada de pesca, haciendo que el pescador mantenga el equilibrio, en colaboración con el oído interno.
Sin embargo es importante decir que en ocasiones, el alcohol o el sueño hacen que la depienina detenga su salida, provocando vértigos y mareos, lo que dificulta la tarea de proseguir en pie.
El alcohol llega a la sangre tras unos sencillos procesos, pero cuando llega al cerebro, algunas de las sustancias del alcohol combaten con la depienina, aturdiéndola y haciendo que su salida sea más escasa o nula. En este caso se produce el desplome.
El sueño actúa de otra manera, ya que al abrir la boca, el músculo supresor de debajo de la mandíbula inferior, crea una tensión sobre la zona de salida de la depienina, lo que provoca un estrechamiento o embudo que puede llegar a detener la liberación de dicha sustancia. Si a esto unimos el parpadeo contínuo y pausado, la falta de atención es casi nula y sobreviene el desplome.

10. Esta es la zona más castigada del conjunto cerebral del pescador (el cerebelo). Aquí se libera la collejina tras ser golpeado por la madre, mujer o novia del individuo.
Es frecuente que algunos pescadores presten más atención a la pesca que a las personas con las que comparten su vida. Esto hace que a menudo rehuyan de ciertas actividades familiares, que olviden compromisos o que lleguen tarde a determinados eventos de la vida cotidiana.
La reacción más común en el sexo femenino ante tales situaciones, suele ser la de propinar una colleja al individuo que no ha cumplido.
Esto provoca que en el momento del golpe, se segregue la collejina para aliviar el dolor del primer impacto y preparar la zona por si se repite la acción repetidas veces.
Se ha dado caso en pescadores vascos y aragoneses, en los que la collejina ha terminado en la parte delantera (1) del cerebro, dada la contundencia del golpe.
En algunos casos aislados en los que el golpe se ha ejecutado con objetos cotidianos (sartén, cacerola, bombona de butano, perro, gato "hidráulico", etc) la collejina puede ser expulsada fuera del cuerpo a través de los orificios nasales. Esta acción tiene la misma repercusión que la falta de la depienina: El desplome del individuo.
Los casos más graves requieren el ingreso en un centro hospitalario o los servicios de una funeraria.

11. Aquí es donde se gestiona la curiosidad de pescador. La sustancia encargada de controlar el proceso es la meteeldedoenelculoína.
La curiosidad del pescador a menudo le lleva a situaciones un tanto peligrosas.
Hay científicos que sostienen que la meteeldedoenelculoína es la encargada del sentido común. (Estoy totalmente de acuerdo).
Y es que aquí se han dado casos en los que la curiosidad han causado graves secuelas a los pescadores afectados.
Desde pescadores que le han metido la mano en la boca a un tiburón vivo, para comprobar el afilado de sus dientes, hasta otros que han querido comprobar si era factible bajar a la puesta de sargos con su utilitario (descendiendo por el acantilado), pasando por pescadores que han querido comprobar si la pegatina que llevan las cañas de carbono (referente la conductividad eléctrica) era cierta.
Otros han querido comprobar si era posible navegar con un motor de 250 CV en una semirígida de 2.5 metros o si se podía meter una caña de pesca de salmón a cebo en un Seat 600, sin plegarla.
La curiosidad ha llevado a algunos pescadores a pescar lucios con siluro vivo o a hacer pesca de trucha en arroyo con la técnica de jigging en pleno mes de agosto.

12. Esta región es la que regula los sueños del pescador. Mediante la yoquieroesoína, el cerebro es capaz de llevar al pescador a un mundo de fantasía sin igual.
Uno puede soñar que está pescando salmones de 50 kilos en Alaska y que ninguno le rompe la línea. O que tiene la oportunidad de probar unos equipos de pesca de última generación y que le pagan por ello.
Incluso se va a la pesca de gran altura, con unas mujeres macizorras que le sujetan el pez, una vez ha terminado el combate y que posan junto a él, para la foto de recuerdo.
Uno también puede soñar que empieza a pescar robalos de entre 5 y 10 kilos en una zona de roca sin peligro alguno o doradas de 8 kilos en una playa en la que los lanzamientos más cortos superan los 200 metros, holgadamente.
Pero como esta zona esta relacionada con el mundo de los sueños, uno termina por despertarse. Ya sea mediante el despertador, a causa de que la madre levanta la persiana de la habitación sin el menor cuidado o que la parienta descarga una colleja monumental en la zona donde se libera la collejina, anteriormente citada.
Entonces uno vuelve a la realidad, mira que nada de lo que tenía hace unos instantes era real y por un momento quisiera vivir un sueño permanente. En esta fase del día, no hay nada que libere nuestro cerebro para ayudarnos, así que no queda otra que levantarse y comenzar con la vida diaria en el mundo real.

13. Hay lugares del cerebro que pueden ser muy importantes y este es una de ellos, ya que aquí residen los recuerdos del pescador.
Cuando uno está deprimido por un bolo o se acaba de levantar de la cama, tras un sueño en el que la pesca era maravillosamente placentera, la única manera de aplacar el sentimiento de frustración, es echar mano de los recuerdos.
Para ello, nuestro cerebro se ayuda de la rememorina, que es la sustancia encargada de hacer que nuestros recuerdos lleguen con fluidez al momento en el que nos encontramos.
En ese momento nos viene a la mente aquel robalo que pescamos en una zona somera, aquella dorada entrada en kilos que doblegamos en una playa de arena fina, aquella jornada en la que los barbos comían sin desconfianza o aquella en la que pescamos un salmón que hizo las delicias de nuestra familia.
Pero no siempre son gratos los recuerdos, pues también nos puede venir a la cabeza aquella tabla repleta de truchones, que ahora sólo tiene un palmo de agua ... fecal, aquel sargo de unos 3 kilos que nos cortó el bajo de línea cuando ya estaba encima de la piedra y que recuperó su libertad gracias a una ola, o la carpa que bien podía aspirar a ser récord del mundo y que se escapó por haber llevado la sacadera de la trucha.
También puede haber recuerdos con otros pescadores, como aquella noche en la que no pudiste pegar ojo porque tu compañero roncaba más que un Boeing 747 a ralentí, o aquellos pimientos de Padrón que picaban más que unos calzoncillos de fibras de ortiga y que casi te cuesta pagar la comida, o de aquella vez en la que te clavaste una cucharilla en los dedos al intentar lanzar a ballesta.

14. En esta parte del cerebro, se mantiene la alerta del pescador ante posibles peligros mediante la segregación de la al-loroina.
¿Qué pescador de costa no ha visto llegar una ola que hace que manche el vadeador por dentro, porque te cagas del miedo?
¿O cuál no ha huído de un perro que amenazaba con agujerearle el vadeador, la epidermis y la tibia?
¿No habéis experimentado la sensación de que se avecina un peligro en forma de dueño cabreado, cuando intentábais alcanzar unos melocotones maduros a orillas de un río?
Se podrían enumerar muchas más, pues si uno intenta agarrar una gallina de un corral ajeno, para confeccionar unas moscas secas, se enfrenta a un peligro. Si intentamos soltar la cucharilla de una rama en la que cuelga un avispero, nos enfrentamos a un peligro. Si queremos quitar el anzuelo de la boca de una dorada, valiéndonos del dedo, nos enfrentamos a un peligro. Si queremos hacer un pis en una finca que está cerrada con un pastor eléctrico de dos fases, nos exponemos a un peligro. Si nos tumbamos para echar una siesta al aire libre y lo hacemos encima de un hormiguero, nos enfrentamos a un peligro y si queremos cagar de campo entre unos arbustos, y justo detrás de nosotros se encuentra un burro en celo (sin atar), también nos enfrentamos a otro peligro.
Gracias a esta región del cerebro podemos estar atentos, pero eso no evitará que nos muerdan, piquen, nos sometan a reiterados vareazos, nos electrocutemos o nos penetre el burro.

15. Aquí tenemos la parte del cerebro que se encarga del sentido de la vista del pescador.
Mediante la ojoína, podemos regular la capacidad de visión del pescador, haciendo de él una máquina eficiente a la hora de afrontar una jornada de pesca.
Da igual que comencemos a pescar de noche y que hayamos dejado la linterna en casa. El ojo se adaptará a la cantidad de luz existente y dependiendo de la orografía del lugar, nos romperemos los dientes, algún dedo, una pierna, la cabeza o la combinación de algunos.
Además, nuestros ojos serán capaces de discernir si lo que nos ha picado ha sido un robalo o una boga de mar, un salmón o un black bass e incluso diferenciar si hemos capturado un lucio o una dorada.
Sin duda es una región del cerebro de vital importancia.

16. Otra parte que tiene que ver con los sentidos del pescador, es esta. En este caso se trata del sentido del oído, que mediante la orejina, será capaz de enterarse de dónde se están picando truchones kileros o sargos de porte, aún cuando la conversación sea en el momento de una jugada polémica en un Barcelona - Real Madrid.
También podremos ser capaces de captar toda la información importante de una conversación de pesca, desechando aquellos matices y anécdotas que no vienen al caso.
Hay que resaltar que es de vital importancia saber catalogar de qué especie de pescador se trata, ya que si el pescador es el típico mentiroso compulsivo, nuestro cerebro atenderá de igual forma a dicha información.
En este caso el sentido común también ayuda, pues no es posible pescar huchos en un río de Sierra Morena o peces espada en el puerto de San Vicente de la Barquera. Y mucho menos sacar calamares de porte en el puerto deportivo del río Manzanares.

17. El sentido del olfato nos llega de la mano de esta región de la corteza cerebral. La pituitariína nos ayudará a captar el más mínimo efluvio que sea interesante para nuestro deporte. Sin embargo no ayuda en una conversación de la que sacamos la conclusión de que nos huele a sarta de mentiras.
Aclarado esto, es importante tener un buen sentido del olfato, pues sabremos distinguir en una jornada de niebla, si hemos pescado una aguja de mar o una corvina. Esto es interesante, porque en caso de haber capturado el segundo pez, no le pondremos la mano encima, dada la reputación de pez maloliente que tiene ¿O era la aguja?.
En caso de ir pescando por la orilla del río o embalse, esto nos evitará de pisar cualquier defecación que otro pescador, en la que este haya utilizado hojas de alguna especia botánica, evitando así un posible corte en un pie o lo que es peor, el manchado parcial de la bota del vadeador.
Y también nos ayudará a saber si una merluza que vayamos a comprar en el mercado es de confianza o no. Si huele bastante a podrido, es que ya lleva varios días con la pescadera, por lo tanto se trata de un pez de confianza. Si la agalla presenta un color rojo intenso y el ojo es brillante, se trata de un pescado muy fresco, por lo que descartaremos que se trate de un pez de confianza.

18. Esta parte está íntimamente relacionada con la anterior ya que regula el sentido del gusto en el pescador, mediante la lengüina. Esta sustancia pone a trabajar las papilas gustativas inmediatamente después de que hayamos tomado el primer bocado de alimento.
Retomando el caso de la merluza, si esta es particularmente fresca, o lo que es lo mismo, de poca confianza, la reacción inmediata suele ser el vómito.
Por el contrario, una merluza ligeramente maloliente, pero de confianza, tendrá vía libre para alcanzar nuestro estómago.
A su vez, nos ayuda en situaciones de hambruna extrema cuando nos encontramos a pie de río, embalse, lago o la costa.
Si por ejemplo tratáramos de ingerir algunos frutos silvestres del tipo estramonio, tomatillos del diablo, etc. cuyo nombre no es nada tranquilizador, su gusto sabroso nos indicará (mediante el sentido del gusto) que se trata de un alimento de primera calidad. Y esto se sabe porque toda la gente que ha degustado estos frutos, no ha tenido la oportunidad de decir lo contrario.
Si estamos sobre unas rocas plagadas de percebes o mejillones, o una playa con berberechos de buen tamaño, junto a la salida de aguas fecales de un núcleo urbano sin depuradora, el sentido del gusto nos avisará que no hay peligro alguno, pues la depuración de los moluscos es simplemente una medida de precaución, pues nadie ha fallecido por la ingesta de moluscos depurados.

19. El sentido del tacto está regulado por esta zona del cerebro. La sustancia que regula este sentido es la pieleína.
Para los que alguna vez han capturado truchas con las manos, no será novedad alguna que si metes la mano en una oquedad bajo el agua, esperando sacar una trucha, puedes sentir varias cosas. Si sientes un cuerpo alargado provisto de escamas, vas bien encaminado. Ahora bien, llegados a este punto, pueden ocurrir dos cosas cuando decidas sujetar el "pez" con fuerza. Que no pase nada, con lo que habrás capturado una trucha o que recibas un mordisco (que el sentido del tacto tratará de comunicar al cerebro en el menos tiempo posible), con lo que habrás capturado una culebra de agua.
Si uno pesca anguilas o congrios, debe saber que estos peces están recubiertos de un moco protector, que hace que el sentido del tacto falle por momentos, perdiendo eficacia en el agarre, lo que hace posible la pérdida de la captura.

20. Llegamos a una zona importantísima del cerebro de un pescador (la zona oscura), ya que aquí es donde se produce el pique con otro pescador, ya sea compañero de toda la vida o alguien a quién no se ha visto nunca.
La sustancia que se segrega en esta parte del córtex cerebral y que provoca el pique sano o no, es la mecagoentuputacalaverina. Dicha sustancia hace que reaccionemos de distintas maneras cuando tenemos un pique con alguien de nuestro entorno inmediato.
Si por ejemplo vamos pescando con un compañero de fatigas y este se afana en querer el río o la postura de pesca en el mar, la zona del cerebro antes citada, comienza a segregar la mecagoentuputacalaverina, provocando un colapso que hace que tomemos cualquier obejto contundente que tengamos a mano (rama, piedra, mariscador, percebeiro, ...) y procedamos a golpear la zona 10 del conjunto cerebral (el cerebelo). También se puede aplicar una sencilla llave que consiste en meter los dedos en los ojos del pescador rival, afectando levemente a la parte 15 de su cerebro.
También puede ocurrir que nosotros vayamos pescando todo el tiempo y que dejemos que sea nuestro compañero el que pesque las zonas menos prometedoras. Si por cuestiones de probabilidad, nuestro compañero hiciera acopio de capturas, en contra de todo pronóstico, se liberará sustancia suficiente para provocar una reacción emocional adversa, que puede desembocar en que nuestro compañero tenga que volver andando a casa (aunque él haya traído su coche), hasta que se despierte en un centro hospitalario varios meses después de que hayamos roto la protección ósea que envuelve el conjunto cerebral (entiéndase cráneo), pasando por el envenenamiento del bocadillo de salchichón o la incrustación parcial de nuestro empeine en la parte de la entrepierna de nuestro compañero.

¿Qué ocurre si no conocemos al otro pescador?
Puede ocurrir que por circunstancias de la vida obtengamos un permiso para pescar en el mejor coto salmonero de Asturias, el primer día y con las mejores condiciones posibles. Pero claro, hay algún pescador más que tendrá ese mismo privilegio.
Si llegamos al río, justo después de la medianoche (por lo que estaremos en el día indicado), nos ponemos a dormir junto al pozo deseado, con la caña de cebo desmontada (por si apareciese la guardería) y resulta que justo cuando se puede comenzar a pescar, nos encontramos a otro pescador sacando el que será el campanu y además nuevo récord de España de salmón, la segregación de la mecagoentuputacalaverina será tal, que nos aportará una fuerza sobrehumana, con la que lograremos saltar a la otra orilla del río (que dista 50 metros) al más puro estilo Matrix, agarraremos al tipo por el cuello y le propinaremos una patada en los cojones, tan atroz, que el individuo experimentará una aceleración descomunal, que le llevará hasta la estratosfera, siendo consumido por el rozamiento con la troposfera.
(Las variantes posibles son infinitas)

Y por fin vamos a hablar de dos regiones del conjunto cerebral del pescador y que han sido analizadas recientemente.

21. En esta zona del cerebro es donde habita la parte "creativa" en cuanto a invenciones del pescador se refiere. O sea, que es donde nacen las trolas, jarolas, mentiras, milongas, etc.
La sustancia que ayuda a regular esta parte del cerebro, es la mentirina. Se está tratando de conocer cual es su composición y porqué vía llega al cerebro, porque todos los pescadores analizados, presentan niveles preocupantes de esta sustancia.
Esto hace que el pescador sea el ser más mentiroso que camina bajo las estrellas, junto con los políticos.
Quién no ha escuchado a otro pescador: -Capturé dos truchas de 6 kilos en tal río, con un 0.10 mm de bajo. Y claro, el que escucha esto y sabe de qué río se trata, piensa: -!!Pero qué dice este tío, que hubo un vertido hace dos días que mató hasta las piedras¡¡.
Alguno comenta a veces: -Saqué una lubina tan grande, que le tuve que atar un pañuelo rojo en la cola, porque me sobresalía más de un metro del maletero del coche.
Y el que lo escuche pensará: -!!Si eres daltónico¡¡ !!Qué cojones de pañuelo vas a poner¡¡.
Alguna vez escucharíais: -Saqué tantos sargos (en tal sitio), que tuve que llamar por el móvil a los de salvamento marítimo para subirlos.
El que escucha esto piensa: - !!Pero qué salvamento marítimo, si con los dedos gordos que tienes no aciertas a marcar ni en la pantalla y el teléfono te diría que el número no existe¡¡ !!Y qué sargos ni que leches, que ahí sólo se capturan bogas¡¡.
Otro te puede decir: -Cogí un bass tan grande, que la foto no me cabía en la memoria de la cámara. Y el que escucha pensará: -!!Pero qué cámara, si para ti un folio en blanco es un rompecabezas¡¡.
A otros se les da por mentir sobre sus equipos de pesca: -Me he comprado una caña de Xinmanos, que me ha costado un riñón. !!Pero qué caña de Xinmanos, si es Shimano¡¡ !!Y si es que te ha costado un riñón, ¿Qué haces tomando cubatas?¡¡
Otro te puede decir: - Tengo un señuelo de DUO, que pesca sólo. Y tú piensas:- Me Daiwá (léase Da iguá). Pero ¿Qué es lo que pesca sólo? ¿Sólo pesca lubinas? ¿Sólo pesca tiburones?
Otros presumen de nueva embarcación: -Me he comprado un barco para ir a pescar atunes. Y el que sabe de qué va el tema piensa: -!!Un barco, dice¡¡ !!Una barca ... y del Carrefú¡¡ !!Que de paso que la compraste, te has pillado una oferta de 3x2 en latas de atún¡¡
Otro que presume de destino de pesca: -El año pasado me fui a las Seychelles a pescar a jigging y este año me voy a las Bahamas.
Y el otro piensa: -!!Si no tiene ni para pagar el parking del aeropuerto¡¡ !!Lo que "Va a más" es tu capacidad para mentir¡¡.
...
(La lista sería interminable)

22. Para finalizar, hablaremos de la parte MÁS IMPORTANTE del conjunto cerebral de un pescador CASADO. (Los pescadores que están arrimados, de novios o sin pareja, no disponen de esta parte del cerebro). Esta surge espontáneamente, cuando el pescador escucha a su cónyugue por primera vez, aquello de: !!!!!!AQUÍ SE HACE LO QUE MANDO YO¡¡¡¡¡¡
Esta locución, en un tono que es capaz de poner alerta a todos los perros de una ciudad, genera una longitud de onda tal, que hace que el esternocleidomastoideo se contraiga, provocando una evaginación en el lóbulo parietal (otros se refieren a este como "lóbulo pariental"), que se corresponde con la región 22.
La sustancia aquí segregada es la parientina y esta es capaz de actuar de muchas maneras en el cerebro del pescador, dependiendo de la situación.
Puede actuar como:
- Calmante (después de un bolo): -Cariño, no pasa nada. Hay peces a vender en la pescadería. Por cierto, el rodaballo está a 25 euros kilo.
- Anticefaleas, antimigrañas: - !!Como no llegues antes de la hora de comer, te pego una leche que que arranco la cabeza¡¡.
- Laxante: !!Como me manches las escaleras, te vas a cagar¡¡
- Recordatorio: -¿Te acuerdas que si te dejaba ir de pesca, le cortabas el césped a mi madre?
- Tonificador capilar: -!!Si no quitas las cañas del armario, te voy a dar "pal pelo"¡¡
ETC

Además, la parientina puede aliarse con otra sustancia afín, llamada suegrina, provocando efectos devastadores en el individuo, ya que las actuaciones antes citadas, se elevan a la enésima potencia, creando una reacción adversa, que en el peor de los casos provoca la muerte.
La sintomatología de este proceso consistiría en una serie de convulsiones espasmódicas agravadas por una reiteración en la liberación de collejina, que por causas desconocidas también puede acarrear dolores en la zona escrotal.

Un consejo del doctor Truchohiro Moscamoto, dice que si se cuentan con todos los permisos del cónyugue, la liberación de la parientina es mínima, por lo que la calidad de vida aumenta. Y si por casualidades de la vida, la pareja es huérfana, nos evitaremos la mayor reacción adversa posible, con lo que también tendremos algo más a nuestro favor.

lunes, 19 de marzo de 2012

Excusas para justificar un bolo

Son muchas las veces que por desgracia nos venimos para casa sin haber tocado escama.
Es por ello que a veces se echa mano de excusas variadas para disculpar el hecho de no haber pescado nada y claro, a lo largo del tiempo la figura del pescador se ha equiparado a la de mentiroso compulsivo.

Y es que "Una mentira bien puesta, hace mucho y poco cuesta".

Analizaremos algunas de las excusas más utilizadas y echaremos un poco más de leña al fuego inventando otras nuevas.

Quizás por tradición, el pescador de río se lleva la palma y por eso se dice que "la trucha es el único pez que sigue creciendo ... incluso después de muerto".

Entonces ¿Qué excusas suelen utilizar estos intrépidos deportistas de agua dulce?

"Es que los ríos están muy bajos"
Vamos a entender que están bajos de agua y no que están próximos al mar.
Esto es una mala excusa debido a que si los ríos discurren con poco caudal, los peces están más juntos ¿o no?
"Las aguas están muy frías"
Los que emplean esta excusa seguro que nunca han visto documentales de pesca del salmón en Islandia o de pesca en el hielo. !!Ahí si que están frías las aguas¡¡ Y claro, como se trata de documentales, los tipos que aparecen en ellos ... pescan ... y mucho.
O sea, que esta también es una mala excusa.
"La luna está en una fase mala"
¿Qué pasa? ¿Se va a divorciar del sol?
Está en una fase mala. En una fase mala está un equipo de Champions si le toca el Barcelona, el Bayern y el Manchester en su mismo grupo.
Y además ... la luna siempre está ahí. Otra cosa es que no la miremos, ya sea por las nubes o porque es de día.
A contar milongas a otra parte.
"Se me escaparon muchos peces"
¿Llevabas la vigilancia de Alcatraz o qué? Los peces no se escapan, o no pican o se sueltan del anzuelo, con lo que siguen en el río, lago o embalse, con la posibilidad de volverlos a pescar. Y aunque sea, que sólo uno pudiera posar para la foto ...
Porque encima los anzuelos tienen más muerte que una torre de alta tensión.
Esta no cuela.
"Solté todos los peces"
Pero si hoy en día todos los móviles tienen cámara de fotos.
¿Y para qué llevabas el cesto? No digas para meter el bocadillo, porque has ido a casa a merendar, ya que no picaba nada.
Y además no traes ni una sola escama en las manos, ni un mísero tufillo a pez. Y no me digas que pescas con guantes de látex como los de C.S.I.
Por favooooorrrrr.
"Se me estropeó el carrete al inicio de la jornada"
Para los pescadores de varal, esta opción no es válida, porque se pesca sin carrete, pero para los demás ... !!Joder, si te marchaste a las 7 de la mañana y son las 11:30 de la noche¡¡
¿Querías reparar el carrete en el río con una rama de fresno?
"Se me cayeron las lombrices del bote"
Evidentemente sólo aplicable por los pescadores de cebo natural.
Pero ¿Dónde se te cayeron? ¿En el gran cañón del Colorado o en el abismo de Helm del Señor de los anillos? Porque si se te caen al suelo al lado del coche cuando estás preparando el material, no creo que tengas inconveniente en recogerlas, salvo que seas alérgico a las lombrices, en cuyo caso no podrías pescar con ellas, salvo que llevases los antes mencionados guantes de látex de C.S.I. O que padezcas "vermifobia" o lo que es lo mismo, fobia a los gusanos. En cuyo caso no te hubieras casado porque serías alérgico a tus suegros.
Lo siento, no cuela.
"Hacía demasiado calor y los peces así no pican"
Pero vamos a ver hombre de Dios. Piensas que si la temperatura ambiente es de 34 grados, ¿A los peces les importa? A los peces se la trae floja (la aleta) porque están metidos en el agua. Es más, con ese calor los insectos indeseables entran en un frenesí por alimentarse de tu sangre y hay más comida disponible para los peces. Y luego hay peces que con el agua calentita están como un japonés mirando una ballena muerta en la playa. O sea ... en la gloria.

En el mar también tenemos algunos ejemplos ...

"No los encontramos (sargos)"
¿Tal vez los habíais perdido con anterioridad, para no encontrarlos ahora?
Digamos que te creo en cuanto a lo de los sargos, pero joder ... si echas un par de cucharadas de macizo, las bogas y los mújoles acudirán como las amas de casa el primer día de rebajas y con 2 x 1 incluído.
Y entonces librabas el bolo fijo, salvo que "se te escapen" como al de antes.
"Los robalos andaban esquivos"
Para los que aún no lo saben, los robalos no tienen ni pies, ni patas, ni apéndices prensiles con los que desplazarse por tierra firme, con lo que no tomaremos en consideración eso de que "andaban".
Y eso de esquivos, lo dudo mucho porque para saber si estaban con esas, primero habría que ver alguno y con el maretón que daba hoy ... va a ser que no.
Esquivos estaban los robalos de la lonja, que están a un precio que no los compra ni Amancio Ortega.

Estas son algunas de las típicas excusas que se escuchan en los distintos ambientes de pesca, pero ahora vamos a ver excusas más modernas y que pueden parecen más verídicas.

"Venus y Júpiter están muy cerca, por lo que influye directamente en los gases de la vejiga natatoria de los peces, comprimiendo el estómago y reduciendo a la vez la sensación de apetito"
Joder, a los que comen y beben en exceso, les viene bien que Venus y Júpiter sigan cerca, o incluso que choquen entre ellos.
"No me di cuenta que estaba pescando con una caña para zurdos y el efecto Coriolis estaba condicionando mis lances, con lo que no era capaz de poner el señuelo al alcance de los serránidos a los cuales intentaba engañar"
!!Joder, y los gorrillas intentando sacar unos euros aparcando coches¡¡
Para mí que Venus y Júpiter no sólo influye en la vejiga natatoria de los peces ...
"El ph del agua aumentó repentinamente, lo que provocó una parada en la eclosión de los leptoflébidos"
Tranquilos, no se trata de la secuela de Alien VS Predator 2.
Si uno no está muy suelto en cuanto a entomología, esta excusa es demoledora. En especial porque hay quién cree que ph es una marca de bicicletas.
"No tenía ningún crankbait capaz de llegar a la termoclina o metalimnion en la que se encontraban suspendidos los peces"
Bueno, si das con uno que cree que un pez suspendido es que no pasa de segundo de la E.S.O., la excusa ha cuajado de manera magistral. Si no es así, no hay nada que temer, porque está demostrado que mientras el móvil coge algo de cobertura para consultar en Wikipedia qué es eso de metalimnion, uno ya está en casa tumbado en el sofá, esperando que llegue la hora de cenar.
"Hemos tenido problemas técnicos tanto con la sonda como con el plotter, por lo que no pudimos resolver los diversos algoritmos que nos llevarían a la zona de pesca"
Dado que no hay ningún español trabajando en la NASA, nunca habrá probabilidad de que descifren lo que aquí se ha dicho.
Sólo algunos privilegiados que llevan años resolviendo sudokus e interpretando los diferentes glifos mayas, serían capaces de descifrar el mensaje oculto, con lo que ya podemos ir cumplimentando los papeles de la jubilación.
"Estuve intentado fotografiar un tenebriónido que pululaba por un amento de Salix atrocinerea"
Seguro que el caso Urdangarín se resuelve antes que intentar cuestionar que uno no ha podido pescar porque quería obtener una instantánea de un jodido escarabajo que estaba encaramado a la flor de un sauce.

Con el tiempo surgirán nuevas excusas, cada vez más elaboradas y sólo así podremos romper la etiqueta de mentiroso que nos han colocado.
Por el momento, tratar de evitar las excusas del principio, pues esas ya son más que conocidas jejeje.

martes, 6 de marzo de 2012

La caña soñada por muchos pescadores

Hay momentos de la historia en los que la tecnología da un paso de gigante y crea algo verdaderamente sensacional.
Pues bien, en este caso un fabricante americano ha creado una caña indestructible a prueba de "parientascabreadas", con lo que siempre tendremos la caña a punto para podernos ir de pesca.


Y para que ambas partes aparezcan representadas, aquí os dejo los enlaces de casos verídicos de 4 amas de casa que han hecho lo imposible por evitar que sus maridos fueran de pesca. Cada una usa sus propios métodos ...

Ama de casa 1
Ama de casa 2
Ama de casa 3
Ama de casa 4

!!!VIVA LA CIENCIA¡¡¡

jueves, 23 de febrero de 2012

Aguanta un momento ....

Seguro que a muchos de nosotros nos hubiera gustado que nos hicieran una broma así.
Pero primero hay que hacerse con un buen pez jejeje.


lunes, 30 de enero de 2012

Hay que ir entrenando el lance

Seguro que más de uno ya estará buscando la manera de hacer esto, pero lanzando de verdad.
No tiene desperdició si se sabe hacer, porque si fallas, lo mismo te cargas la caña o le sacas el ojo a alguien jejeje.