jueves, 14 de junio de 2007

Flash estropeado

El otro día cuando estaba pescando, se formó una tormenta y decidí resguardarme en una casa abandonada. Me llevé una sorpresa cuando en una habitación había un trípode oxidado con una cámara de fotos hecha polvo. Observé que tenía una foto. Rebobiné la película y me la llevé a que me la revelaran.
Cuando el dependiente de la tienda de fotografía regresó de la trastienda me dijo:
-Hay que revisar la bombilla del flash de la cámara.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Imaginación no te falta... jejeje

Pequeno troiteiro dijo...

jejejejeej de crack!